El aumento del pasaje es sólo un paliativo

El servicio de transporte urbano de la ciudad de Guayaquil será protagonista de un nuevo aumento, el cual tendrá  carácter oficial en la fecha del primero de septiembre del presente año. El precio a pagar será de 0.30$, solo 0,05$ más de lo que se cancelaba anteriormente, luego de haberse celebrado el censo de la ATM, el cual fue ejecutado este mes, quedando habilitados para el aumento más de 1800 unidades de autobuses, quienes recibirán la bonificación de los 5 centavos más, algo que en principio parecería ser insignificante, pero no lo es en absoluto

Además de ello se establecerá una mejora en las unidades de transporte, a las cuales se les asignará diversas características que no poseían, como por ejemplo, espacios para sillas de rueda, puestos para personas pertenecientes a la categoría de Tercera edad, o ancianos, también para las mujeres que se encuentren en estado de embarazo y para cualquier otra persona que se encuentre en estado de vulnerabilidad en estos casos, además de la aplicación de otros sistemas de seguridad con los cuales no contaban dichas unidades.

La polémica se suscitó, dado que los transportistas realizaron su manifestación de descontento, exponiendo que el aumento es demasiado poco para costear dichos gastos de mantenimiento para el servicio de transporte, a pesar de ello, diversos sectores de la comunidad de transportistas ven como una buena señal el aumento, que es efímero, pero da paso a una posible negociación futura, para la restauración de la vida económica que afrontan hoy en día los transportistas ecuatorianos, pues ya más de una década había pasado, desde el último aumento de las tarifas de transportes, por lo que la inflación acumulada todo ese tiempo, había mermado el sueldo de los chóferes y demás personales de las vías, por completo.

Según expresiones de los transportistas, el pasaje que se cancela a los chóferes, no es suficiente para cubrir los gastos de mantenimiento de los servicios esenciales en una unidad móvil, por lo que con las reparaciones mensuales, gastos de seguro y el consumo de combustible, casi ni les alcanza para los gastos del hogar, además de vivir en constantes deudas con los talleres automotrices, además alude que las personas están dispuestas a cancelar el aumento porque están en busca de una mejora de los servicios y buscan sentirse cómodas.