Las islas Galápagos son una referencia de consumo energético sustentable

Las islas Galápagos son un archipiélago compuesto por 19 islas (trece de ellas con una extensión superior a de 10 km2 ) y 215 islotes localizados en el océano Pacífico, a 972 km de la costa ecuatoriana.

En este envidiable hábitat subsisten más de 2 mil especies de animales autóctonos, que sólo pueden ser vistos en estos parajes.

En 1978, la Unesco las declaró Patrimonio Natural de la Humanidad, por su inigualable belleza y biodiversidad. Unos años más tarde, en 1985, serían reconocidas como Reserva de la Biósfera. Pero lamentablemente en 2007 pasaron a formar parte de la lista de Patrimonio en peligro, condición que mantuvieron hasta 2010.

El turismo masivo fue el principal causante de este riesgo y fue necesario tomar medidas para controlar las migraciones y las condiciones de alojamiento. Hoy en día, el turismo sigue siendo su principal fuente de ingresos, con un promedio de 200 mil visitantes atendidos anualmente, pero la actividad es estrictamente supervisada por las autoridades locales y los grupos ambientalistas.

De hecho, desde 2014 está prohibido el comercio, distribución y entrega de bolsas plásticas desechables en todo el archipiélago. Y una década antes, en 2004 se dio inicio a un programa intensivo de limpieza de costas. Estas iniciativas forman parte del compromiso del gobierno de Ecuador con la campaña “Mares Limpios”, impulsada por la ONU Medio Ambiente.

Las islas Galápagos alcanzaron notoriedad por los estudios que en ellas realizó Charles Darwin y que le permitieron desarrollar su teoría de la evolución de las especies por selección natural.

Pero desde mucho antes ya eran reconocidas como un espacio privilegiado por la variedad de su flora y fauna; no en vano, desde el siglo XVI se les conoce como Islas Encantadas.

Precisamente, en pro de conservar su riqueza natural y al mismo tiempo mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, en años recientes se han desarrollado proyectos de suministro eléctrico mediante un Parque Eólico que provee el 30% de la energética de la isla de San Cristóbal.

Igualmente se ha inaugurado un sistema de distribución de gas licuado de petróleo (GLP) en la isla de Baltra. La dotación de instalaciones de gas a través de una planta de envasado manual abastecerá a todo el archipiélago.

El pasado mes de junio, el ministro Eliécer Cruz, en su carácter de Gobernador de la provincia de Galápagos, y Presidente del Consejo de gobierno de Régimen Especial de Galápagos, estableció el acuerdo con Petroecuador EP, empresa que se encargará de la operación de la planta. Asimismo, Petroecuador también será responsable de la distribución directa del gas en la isla Isabela.

El gas licuado de petróleo será transportado desde la península mediante isotanques de gran tamaño, que brindan mayor seguridad. Se prevé el envío de dos isotanques mensuales al archipiélago.

En una primera etapa, el combustible será trasvasado a las bombonas de gas domésticas, para su distribución en la provincia. Posteriormente, se planea sustituir estos envases por cilindros de composite, que brindan protección contra explosiones, soportan altas presiones y son más livianos.