Nuevas cifras de empleo y desempleo no preocupan a los ecuatorianos

En estos tiempos de diásporas para los venezolanos que huyen de la crisis económica de su país, Ecuador ha sido uno de los países que más se ha visto influido por esta situación migratoria que le ha brindado cuestiones tanto positivas como negativas. Lo positivo de dicha situación radica en que los inmigrantes ofrecen al país una mano de obra barata, de alta calidad e incluso profesional en áreas donde la nación lo necesitaba, pero lo negativo es que muchos ecuatorianos han tenido que perder sus trabajos para ceder sus puestos a la mano de obra barata de los inmigrantes.

A raíz de eso, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC) realizó el habitual censo para determinar las cifras de empleo, empleo y desempleo con cierta preocupación. Sin embargo, los resultados obtenidos, si bien no fueron satisfactorios, sí fueron tranquilizantes para los entes gubernamentales encargados de asegurar la óptima calidad de vida de todos los ecuatorianos. El director ejecutivo del INEC, Roberto Castillo, declaró que el censó fue llevado a cabo bajo las estrictas reglas internacionales y con la supervisión y apoyo del Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En resumidas cuentas, Roberto Castillo dejó en claro que los niveles de empleo y desempleo se mantienen estables desde la última vez, por lo que no debe existir preocupación alguna por las cuestiones del trabajo de los ecuatorianos, pero sí se debe mejorar y lograr que todos los desempleados del país pasen a tener una vida laboral activa por el bien del país y por el bien de sí mismos. No obstante, cabe destacar que las cifras de desempleo se mantuvieron constantes en un cuatro por ciento, lo cual no es alarmante y hasta se podría afirmar que es normal en un país con las características del Ecuador.

Además, es menester recordar que la tasa de empleo adecuado el pasado año (2017) fue de 40,4% mientras que la de este año fue 39,6%, siendo distintas por una diferencia tan ínfima que no es relevante ni a nivel de estadísticas. Por su parte, el personal obrero de Desatascos destaca los buenos oficios de los gobernantes del Ecuador que tratan siempre de brindarle a los ecuatorianos condiciones aptas de vida y condiciones aptas para el progreso, tanto individual como colectivo. De esta forma, Ecuador se posiciona como uno de los países más estables de Sudamérica en cuanto al aspecto laboral.

17 mil viviendas y aproximadamente 60 mil personas fueron las encuestadas de este censo que arrojó resultados tranquilizadores para los ecuatorianos, los cuales se mantienen en sus puestos de empleo tratando de mejorar su calidad de vida al mismo tiempo que trabajan por el progreso de su nación que los vio nacer. De igual manera, el gobierno ecuatoriano está intentando arduamente, mediante inversiones económicas, generar unos 200 mil y 250 mil empleos, para el año que viene, que subsanen por completo y en definitiva la situación del desempleo en el país.